Culiacán

Los que se ve no se juzga: Juan Alfonso Mejía López, en torno a sus aspiraciones

El secretario de Educación Pública de Sinaloa, Juan Alfonso Mejía López, dice que hay que saber esperar y "no tirarle a todas las rectas que les mandan"

Por  Francisco Castro

Juan Alfonso Mejía López, secretario de Educación Pública de Sinaloa(Cristina Félix / Debate)

Juan Alfonso Mejía López, secretario de Educación Pública de Sinaloa | Cristina Félix / Debate

Sinaloa.-  Consciente de que es visto como un serio aspirante a la candidatura del PRI a la gubernatura de Sinaloa, aun sin ser militante, Juan Alfonso Mejía López, secretario de Educación Pública y Cultura (Sepyc), es cauteloso al hablar del tema.

Y aunque admite que "lo que se ve, no se juzga", afirma que él prefiere esperar el lanzamiento adecuado; pero mientras este llega, intentará mantenerse en el juego, "dentro de la caja de bateo" y "sin tratar de robarse la base cuando aún no ha bateado".

¡Bien! Te has suscrito a notificaciones

Configura y elige tus preferencias

En entrevista para Debate, el funcionario también habla de su encomienda en la Sepyc y reconoce en la pandemia un reto que ha hecho visible la inequidad de un sistema educativo, aunque al mismo tiempo —añade— esta nueva realidad ha abierto la puerta para darle la importancia y el acompañamiento que merecen los niños, las mamás y los padres de familia, y desde luego los maestros, adaptando las escuelas a las familias, y no al revés.

Lo hemos visto muy movido por todo el estado, llevando mobiliario a las escuelas, creando misiones culturales y en reuniones, ¿anda en campaña?

"Agradezco que ahora volteen a ver el tema educativo. Si a partir de que ven el tema educativo me toca a mí una parte, se los agradezco, pero creo que la palabra clave que los maestros, mamás y niños han estado buscando durante años se llama acompañamiento. Lo sé porque he estudiado durante mucho tiempo el sistema educativo, y cuando llegas a una escuela y preguntas cuántas veces ha venido un secretario aquí, y nueve de cada diez maestros te dice ´aquí nunca ha venido un secretario´, pues creo que nos ha faltado estar cerca. Lo demás, creo que tiempos traen tiempos, y, venga siempre el señalamiento a favor o en contra, uno no puede más que sentirse halagado de que se le señale".

¿Pero sí le gustaría ser gobernador?

"Creo que al final de cuentas no puedes tener miedo a los espantos si sales de noche. Eso hay que ser claros".

¿Eso es un sí?

"Quiere decir que, si estás en esto, tienes que seguir concentrado, paso a paso, en lo que vas, y luego los tiempos van a ir marcando, pero también te lo digo así, como dijo mi tocayo Juan Gabriel: lo que se ve, no se juzga".

¿Esperará los tiempos que dicten los partidos?

"No tengo partido, esa es una realidad. No milito en ningún partido político. Ciertamente, no tengo más que agradecimiento para aquellos que me han dejado caminar entre ellos, y ahora tengo claridad en donde estoy, con uno de los gobernadores mejor evaluados en el país y que es un gobernador netamente priista".

¿Estaría dispuesto, si le ofreciera el PRI, cuando menos pensarlo... o ya lo pensó?

"Te diré que a lo mejor solamente cuando me baño, los días que me baño. Al final de cuentas, creo que será muy interesante el escenario que se viene, porque el electorado va a requerir de mucha audacia para tomar decisiones u opciones que a lo mejor nunca se habían presentado; pero si no militas en ningún partido, tienes que mantenerte respetuoso de cómo llevan a cabo sus procesos, y, luego, si en una de esas te toca formar parte de los actores, también tendrás que tomar en cuenta si das ese paso o no.

Estoy consciente de ello, por eso creo que no hay que tirarles a todas las bolas rectas que nos mandan. Hay que saber esperar. No creo que tirarle a cada una de ellas sea lo que te hace mejor bateador. No. Al contrario, hay que ver que pase la buena, y entonces ya veremos. Eso sí, hay que estar en la caja de bateo".

¿Y esperar la señal, supongo?

"Las señales son muy importantes en todo esto. Nadie nos hacemos solos, formamos parte de un equipo, de un todo, y al final de cuentas en política tienes que aprender a ser útil. Si eres útil, estás en el lugar correcto, y en esa lógica no puedes soltarte corriendo las bases si ni siquiera estás embasado. Primero vamos viendo cómo se da este juego".

¿Se considera usted un político suspirante o un político con proyecto?

"Creo que lo más importante aquí es que haya idea. No estamos en una kermés, no es así de que me toca. Al final de cuentas tiene que ver con una idea de qué es lo que se proyecta, no solamente en un futuro, sino en un presente, y por eso es que los tiempos traen tiempos. Y hay que saber esperar la recta que viene, la que pudiera considerarse como la buena, y creo que saber esperar es mucho más interesante que irte por todas".

¿Cuál considera el principal problema de Sinaloa en estos momentos?

"Uno de los grandes temas es que la gente te está diciendo ´voltéame a ver´. El pescador, como el agricultor, el maestro, los pequeños comerciantes te están diciendo ´¡ey!, date cuenta de lo que te quiero decir´. Me parece muy importante la escucha, y en esa escucha, insisto, no se trata de una figura o no, sino qué le toca a esa figura para esa escucha.

Primero, considero la empatía de un gobernante, creo que es importante; y segundo, hay un problema que a todos nos lleva, y es el de la desigualdad social y la injusticia. Esos dos temas para mí son fundamentales, y creo que se han venido llevando a cabo con un gobernador como el que hoy tenemos, pero, claro, viene un tema que tiene que dar continuidad en ese sentido".

Si tuviera la oportunidad para darle esa continuidad, ¿qué haría?

"Me encantaría poder contestarte esa pregunta, pero mientras hay un gobernador, hay un gobernador, y eso me parece es fundamental, y hay que decirlo de manera abierta, el gobernador Quirino Ordaz tiene un mandato hasta el 31 de octubre".

¿Cómo es su relación con el gobernador Quirino Ordaz Coppel?

"Debo decir que yo fui el primer sorprendido que el gobernador Quirino Ordaz Coppel me invitara a su gabinete. No necesariamente teníamos una relación o un vínculo.

Generacionalmente somos distintos. Su quehacer en la parte del sector hotelero tampoco era necesariamente algo donde yo estoy vinculado, así es que yo fui el más sorprendido que con el arrojo y la audacia que le caracteriza me invitara. Y luego fue muy claro él, y me dijo: ´A ver, tú dices que desde la sociedad le tienen que entrar, pues órale, bríncale, aquí está la silla, siéntate´, y me invitó a pasar, básicamente, como lo digo, de borracho a cantinero, y me dijo: ´Ahora sirve los tragos para que veas de qué se trata´.

Tengo una relación franca y abierta que hemos venido construyendo, y creo que, sin duda, debe ser el común denominador de muchos de mis compañeros en el gabinete».

¿Cuál considera que sea, en lo personal, su principal fortaleza?

"Hablar de uno mismo es vituperio, pero aspiro a ser justo y sobre todo poner atención a la gente. Te pongo un ejemplo: creo que en los casos por lo que seré señalado a favor o en contra que se hayan resuelto en la Secretaría, no solo por mí, es un equipo, es el tema de salarios, basificaciones, programas, cosas quizá distintas que se han visto, y no es necesariamente porque sea muy brillante, es nada más porque volteé a verlo, porque me importa".

¿Alguna debilidad?

"Muchas. Por ejemplo, yo creo que, para entrarle al toro por los cuernos, el no tener partido, no militar en un partido, puede llegar a ser una debilidad, el no estar anclado quizás a intereses muy particulares estando en política puede llegar a ser también una debilidad; sin embargo, eso me da libertad de actuar, de pensamiento, y eso me permite pensar y tener claridad de lo que es justo y hacer lo que debo hacer.

La pregunta es si en esa lógica de audacias habrá gente que quiera ver o no a alguien con tanta libertad de actuar y de pensamiento".

¿Su mayor éxito hasta ahora?

"Estar rodeado de gente que ama lo que hace. Y lo digo en distintos sentidos, tal cual, el gobernador no tenía por qué invitarme, y me invitó. Los maestros no tenían por qué dejarme caminar las escuelas con ellos; el sindicato no tenía por qué apoyarme; los funcionarios no tenían por qué creerme; los alumnos no tenían por qué jugársela, y en todo eso el más bendecido he sido yo".

¿Algún tropiezo?

"Muchos. Creo que no existe tanta enseñanza y aprendizaje como los yerros, los errores. Si tuviera que hablar de alguno, yo fui becado la licenciatura, la maestría y el doctorado, pero no fui becado a la primera, fui becado como a la tercera, y tuve que aprender qué hice mal en ese proceso, como también creo que en el actuar del servicio público es importante que escuches a los demás, porque las cosas que tú tratas de venir a innovar, nadie inventa el hilo negro, yo le pregunté a todos los que me antecedieron en esta silla".

¿Es un hombre de familia?

«Soy un hombre de familia. Estoy casado con Éryka Bernal, y déjenme decirlo, nos conocimos en el extranjero. Ella fue a estudiar también becada, y terminó también sus estudios. Tengo dos nenas, Natalia y Nicole, de 14 y 13 años, y sí creo que es sin duda la mayor fortaleza que tengo, mis hijas y mi esposa».

¿Platica usted con su niño interno?

"Todos los días me gana, aparece".

¿Y de qué platican?

"Mi tema es la injusticia. Mis padres se divorciaron cuando yo tenía seis años de edad. Es difícil para una mujer desenvolverse en un ambiente de una sociedad que en ocasiones ha tenido que ir aprendiendo poco a poco.

Yo me quedé con mi mamá desde los seis años, y ella tenía 28, y creo que la mejor forma que he encontrado de desarrollar ese combate en contra de la injusticia ha sido la educación. Mi abuela era maestra, hablaba inglés, casada con un marino del que ella era la maestra, y creó cinco doctores en el siglo, con lo que representaba.

La educación ha sido la mejor forma y la mejor vía de encontrarme a mí mismo y de decirle a ese niño ´sigue soñando, se vale soñar´".

¿Fue un buen estudiante?

"Nombre, la verdad es que primaria, secundaria y preparatoria mi madre no hallaba qué hacer conmigo, y hasta a una escuela militar iba a ir a parar porque no dábamos bola, pero siempre hubo maestros y maestras que me sacaron adelante, que creyeron mucho más que yo en mí. Luego ya no supe qué pasó que ya me puse a estudiar, por ahí de tercero de prepa, y busqué una beca".

¿Le queda tiempo para algún hobby?

"Sí, siempre he jugado distintos deportes, basquetbol, voleibol, beisbol, tenis, futbol, futbol americano y hoy el mar, el mar es sin duda un refugio, surfeo, me encanta surfear, y creo que se parece bastante a la política, porque te tienes que meter a la ola, la ola se levanta ahí donde duele, si te vas de paso, te caen las demás encima, hay que tener paciencia, y cuando dices ´voy´, no te puedes arrepentir".

¿Cuál considera el principal reto que enfrenta el sector educativo en estos momentos de pandemia?

"Sin duda, la parte del acompañamiento. Creo que antes de la pandemia nuestro sistema educativo cojeaba de un pie, que es la parte de la desigualdad, de las inequidades del sistema, eso va más allá de la parte tecnológica, y la pandemia ha permitido ponerle un rostro a esa parte inequitativa.

A partir de esa realidad, el acompañamiento que debes tener en distintas realidades de niños y niñas, pero también de sus mamás y de los maestros, debe de ser una posibilidad de transformar la escuela con una forma diferente de verla".

¿Qué balance tiene a estos momentos del programa Aprende en Casa?

"Ha sido un trabajo en equipo donde la escuela no ha sido parte del problema, ha sido parte de la solución en una condición sin duda difícil como tiene que ver con una crisis sanitaria, una crisis probablemente también económica y social, donde la escuela ha venido a dar resultados positivos, lejos de sumarse a esa lógica de incertidumbre".

Todos se preguntan para cuándo regresarán los niños a las aulas...

"No le quiero sumar a esa especulación intelectual de cuándo, lo que sí quiero decir es que cuando regresemos será un regreso responsable y socialmente útil.

En ninguna situación, sin importar cuándo suceda, será improvisado. Hemos trabajado distintos escenarios pensando en ese posible regreso. Ya sea este año o el que viene, tendrá que contar con el aval de la Secretaría de Salud porque lo más importante es la seguridad de nuestra comunidad educativa, y eso implica a los niños y niñas, pero también a los papás, los abuelos que viven muchas veces en las familias con sus hijos y nuestros docentes que no dejan de ser padres, madres, abuelos".

¿Sí están aprendiendo los alumnos con esta nueva modalidad?

"Ha sido diferente en distintos casos. Qué hemos tenido que hacer, pues acomodarnos a la realidad de la familia. Por ejemplo, pensar que todos lo van a hacer por computadora sería bastante inocente, por decirlo de manera correcta.

Hay familias que lo hacen por cuadernillo, porque es la única condición que tienen. Sencillo no ha sido, pero nos hemos tenido que adaptar en una lógica de contextos diferentes, y eso es lo que nos ha permitido seguir adelante, estar a la escucha de la realidad de las familias y adaptarnos nosotros a las familias, y no las familias al sistema educativo".

La estocada al sector educativo

El titular de la Sepyc afirma que es un error darle la espalda presupuestalmente desde la Cámara de Diputados al programa Escuelas de Tiempo Completo, que beneficia a 130 mil niños en Sinaloa.

Beneficios del programa

Mejía López explica que cuatro de cada diez niños tienen su mejor comida del día en escuelas de tiempo completo, y romper este programa afectará a las mamás; pues cuatro de cada diez son jefas de familia.

Avalan Aprende en Casa

Juan Alfonso Mejía López afirma que esta estrategia fue aprobada por el 80 por ciento de la comunidad educativa, de acuerdo con una encuesta a más de 60 mil mamás y padres de familia.

 
Juan Alfonso Mejía López habla sobre sus aspiraciones
Juan Alfonso Mejía López.
Nacimiento: 8 de enero de 1974, en Mazatlán. Cargo: secretario de Educación Pública y Cultura del Gobierno de Sinaloa.
Trayectoria: graduado en Relaciones Internacionales por el Tec de Monterrey, con maestría y doctorado en Ciencia Política por la Sorbona de París, Francia. Ha dirigido organismos de investigación y destaca su labor en la SEP y Función Pública, en el Ayuntamiento de Mazatlán y con la organización Mexicanos Primero, de la que fue presidente nacional, además de fundador de la misma organización en Sinaloa.
Foto fuente: Debate

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo