Los Mochis

Muere doña Silvia María Macías Díaz de León, mujer altruista y madre ejemplar

Deja gran legado en patronatos de apoyo a la niñez, a la juventud y a los desvalidos en Los Mochis

Por  Cristina Muñoz

Doña Silvia María Macías Díaz de León(Cortesía)

Doña Silvia María Macías Díaz de León | Cortesía

Los Mochis, Sinaloa.- Doña Silvia María Macías Díaz de León, mujer altruista que impulsó varios organismos de la sociedad civil en Los Mochis, murió ayer a los 82 años, víctima de varias complicaciones de salud tras haber superado el covid-19.

Aunque la señora Silvia nació en Guadalajara, Jalisco, el 1 de enero de 1938, pasó años de su juventud en Guasave, Sinaloa, al decidir sus padres, los señores Everardo Macías de la Mora y Amparo Díaz de León Menchaca, radicar en este estado.

¡Bien! Te has suscrito a notificaciones

Configura y elige tus preferencias

Se casó en 1960 con don Guillermo Elizondo Collard  y se establecieron en Los Mochis, donde procrearon cuatro hijos: Guillermo, Alejandro, Carlos (qepd) y Luis, quienes le dieron ocho nietos que fueron su adoración: William  Alexander y  Ana María Elizondo; Maricruz, Guillermo y David Elizondo Compeán; Silvia María, Andrea y Luis Elizondo Sánchez; José Carlos Elizondo Vidales, y Tiago Elizondo Favela.

Mujer y madre de familia ejemplar, doña Silvia Macías colaboró para la realización del Oratorio Don Bosco, donde los padres salesianos contribuyeron al rescate de la juventud de colonias marginadas de Los Mochis. Siempre con el interés de colaborar y ayudar al que menos tienen y  a los desvalidos, fue fundadora de la Promotora de Apoyo a la Juventud y del Patronato del Asilo María Auxiliadora.

Desde hace más de 30 años, empezó la lucha para que la ciudad tuviera un teatro. En ese transitar, tocando puertas para presentar los proyectos y gestionar recursos, participó en la fundación del Patronato de Impulsora de la Cultura de las Artes, que logró primero la construcción del Centro de Innovación y Educación y posteriormente Trapiche Museo Interactivo, hasta llegar a  la construcción del Teatro Ingenio.

Como consejera del Patronato Impulsora de la Cultura y de las Artes, siempre estuvo preocupada, ocupada y con el interés de que los niños y los jóvenes tuvieran más eventos educativos y culturales en Los Mochis.

Fue fundadora e impulsora de la Fundación Carlos Elizondo, IAP, que beca a jóvenes con buenas calificaciones y no cuentan con recursos para estudiar. También participó con la Fundación Save The Children Sinaloa. Además, colaboró con el patronato de la Casa Hogar Santa Eduviges, que alberga a niños desamparados.

Su trabajo a favor de la niñez, jóvenes y adultos mayores, entrega, valores humanos y su amistad es una parte del gran legado que deja en Los Mochis Descanse en paz.

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo