Opinión

El hundimiento de Interjet

LA CUARTA TRANSFORMACIÓN

Por  Darío Celis Estrada

Aviones de Interjet, toto temática.(Cuartoscuro)

Aviones de Interjet, toto temática. | Cuartoscuro

Desde el 11 de diciembre Interjet empezó a cancelar vuelos hasta suspender operaciones en 2020 y sin que hasta la fecha haya claridad respecto de si podrá volver a levantar el vuelo o se declara en quiebra.

Cada día que pasa se complica más su situación y salen a flote datos que hablan de una administración ruinosa y fraudulenta que terminó matando a una empresa reconocida y aceptada por el consumidor.

¡Bien! Te has suscrito a notificaciones

Configura y elige tus preferencias

La responsabilidad penal en que incurrieron ante el SAT Miguel Alemán Velasco y Miguel Alemán Magnani, está firme. Fueron alrededor de unos 4 mil millones de pesos los que retuvieron indebidamente.

Leer más: AMLO-Abucheo: "¡el pueblo se cansa de tanta pinche transa"!

Un componente relevante son los pagos históricos a una empresa domiciliada en Irlanda, propiedad de los Alemán y dueña de la primer flota de Airbus A-320 que arrendaban a Interjet. Fue un negocio redondo.

Los sabuesos de Raquel Buenrostro sostienen que los millonarios pagos que recibía Interjet Airlines Limited debe ser considerada una retención de 40% por tratarse de partes relacionadas, cuyos ingresos se encontraban sujetos al Régimen Fiscal Preferente.

Por lo pronto ya salió la primer querella de la Procuraduría Fiscal que comanda Carlos Romero Aranda por 66 millones de pesos de ISR por el ejercicio 2018 y viene otra por 24 millones de ISR y retención de nóminas del año 2020.

En ésta la demanda alcanza ya a Alejandro del Valle, que a principios de diciembre pasado firmó un acuerdo con los fundadores para asumir el control de la atribulada aerolínea y la presidencia del Consejo.

HBC International, su empresa, se quedó con 90% de Interjet; Alemán Magnani con 3.8496%; GALEM S.A. de C.V. con 3.2675%; Alemán Velasco con 1.9417%; la sucesión de Jorge Alemán Velasco con 0.5371%, y Alejandro de la Vega del Valle con 0.4039%.

El nuevo dueño no solo encontró pasivos fiscales por todos lados, sino un cúmulo de irregularidades que al cabo de los últimos años fueron hundiendo a Interjet y que hoy tienen en vilo unas 5 mil fuentes de trabajo.

Contratos de seguridad, la operación del call-center, la venta de boletos y la comercialización de productos a bordo de los aviones, entre otras actividades, tenían distintos beneficiarios individuales.

Por ejemplo, Interjet Vacations era una empresa de José Luis Ramírez Magnani.

Tenía el control de la venta de boletos. Un absurdo porque no era parte de la aerolínea. La compañía lleva tres intentos para que se le declare en concurso mercantil. Debe al SAT unos 40 millones de pesos por impuestos retenidos.

En las bodegas de Interjet se encontraron diversos productos de consumo por un importe cercano a los 400 mil dólares. Son artículos que se comercializaban en los vuelos de la compañía.

Se está investigando la gestión de William Shaw, quien fuera director general de Interjet por poco más de año y medio, de enero de 2019 a agosto, aproximadamente, de 2020. Hay contratos y compromisos de pago con proveedores fantasmas.

Del total de proveedores cerca de 30% son personas físicas a las que se expidieron facturas, una práctica que en la industria aeronáutica simplemente no se da.

La misma compra de los aviones Sukhoi en septiembre de 2013, que inició con dos aparatos, después ocho y luego más tranches hasta llegar a 22, hoy da para ser investigada porque significó el inicio de la crisis de la empresa de los Alemán.

Alguien ganó una jugosa comisión de la empresa rusa fabricante porque se prometió que Interjet sería la punta de lanza para introducirlos en América, cosa que nunca sucedió porque Estados Unidos los vetó en su espacio aéreo.

Su compra todavía hoy representa una carga financiera de 400 millones de dólares para la aerolínea.
    
ADEMÁS DEL RETIRO de Eduardo Tricio, Valentín Diez Morodo, Antonio Cosío, Cosme Torrado y Jorge Esteve, actuales consejeros propietarios de Aeroméxico, también se espera la salida del primer nivel de la gerencia de la compañía del llamado Caballero Águila. Estamos hablando de Andrés Conesa, Javier Arrigunaga y Ricardo Sánchez Baker, principalmente. A partir de que salga del Chapter 11, en la segunda mitad de 2021, la aerolínea bandera de México va estar controlada y gestionada por estadounidenses, si considera que Delta AirLines, que preside Ed Bastian, ya tiene buena parte de la administración y el fondo Apollo Global Management, que encabeza Leon Black, pasará a ser su accionista mayoritario. A ello agregue a Boeing, que preside Dave Calhoum, como proveedor único de su flota aérea.

Leer más: El toro candidato presidencial 

COHECHO, TRÁFICO DE influencias y colusión son delitos por los que se señala a 15 compañías del ramo de limpieza que se disputan el Contrato Marco de la Secretaría de Hacienda para la contratación de esos servicios. En los próximos días la Oficial Mayor, Thalía Lagunas, dará a conocer las reglas. Pero hasta su escritorio llegó una misiva en la que se asegura que existen pruebas por su actuación, a modo de cártel, para cometer prácticas monopólicas absolutas. El modus operandi es el escalonamiento de precios y entre las firmas referidas figuran Aseo Privado Institucional, Comercializadora Morelos, Cleanium, Limpieza Jored, Servicios Inmobiliarios Iroa, Servicios y Sistemas Institucionales para Inmuebles y Administración Virtual del Servicio de Limpieza, que supuestamente serían comandadas por José Juan Reyes Domínguez.

DE PREOCUPARSE: EL propio presidente de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), Juan Pablo Graf, dijo que la situación con Banco Ahorro Famsa estaba tan mal que la institución consideraba algunos de sus financiamientos como cuentas por cobrar, cuando éstas debieron anotarse como créditos. Lo realizaban con la finalidad de evadir consideraciones contables de la cartera de crédito y las reservas crediticias que deben tener los bancos para afrontar pérdidas esperadas por sus créditos. En palabras llanas, un engaño, una mentira, no es otra cosa más que la búsqueda de querer timar a la autoridad y a sus prestatarios, que seguramente deben estar preparando ya el proceso legal contra de Humberto Garza para recuperar su dinero.

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo