Salud

¿Qué son los adipocitos y su función?

Los adipocitos son las células que componen principalmente al tejido adiposo y se caracteriza por tener la capacidad de almacenar gotas de grasa o lípidos en su interior

Por  Juan Leyva

El tejido adiposo tiene funciones específicas en el sistema inmunológico.(Pixabay)

El tejido adiposo tiene funciones específicas en el sistema inmunológico. | Pixabay

Se cree que el tejido adiposo generalmente es un simple depósito de grasa, sin embargo, este cumple múltiples funciones, entre ellas su implicación en procesos inflamatorios

De acuerdo a un estudio de la Revista Alergia México y publicado en el portal Scielo, el tejido adiposo se considera en la actualidad un órgano con funciones neuroinmunoendocrinas, participa en la homeostasis del organismo

¡Bien! Te has suscrito a notificaciones

Configura y elige tus preferencias

Los adipocitos son las células que componen principalmente al tejido adiposo y se caracteriza por tener la capacidad de almacenar gotas de grasa o lípidos en su interior. 

Sin embargo, el tejido adiposo tiene también la función de sintetizar hormonas que regulan el apetito y otras sustancias que intervienen de manera importante para el correcto funcionamiento del organismo.

Aproximadamente la décima parte del total de grasa se renueva cada año, por muerte de adipocitos y adipogénesis; sin embargo, se ha señalado que un adipocito puede vivir hasta nueve años.

Existen dos tipos de tejido adiposo:

  • Tejido adiposo blanco: Este almacena ácidos grasos con una gran gota lípido en su interior que puede ocupar casi toda la célula y es el tejido más abundante.
  • Tejido adiposo marrón: Ese tipo de células están compuestas por gotitas de grasa con mas espacio intracelular. Su función es la de producir calor, es abundante en mamíferos que hibernan y en recién nacidos. En los adultos tiene poca presencia. 

Leer mas: Investigación japonesa encuentra que el te de oolong puede ayudar a quemar grasa mientras duermes

Por qué es importante el tejido adiposo

El tejido adiposo tiene una función  cruzada con el sistema inmunológico, el tejido adiposo tiene la función de generar sustancias mensajeras como las adipoquinas, citonquinas y quimiocinas, que tendrán un efecto principalmente proinflamatorio o antiinflamatorio. 

Entre las adipoquinas encontramos la leptina y la adiponectina. La leptina es una hormona que regula el apetito mientras que la adiponectina tiene efecto antiinflamatorio, cardioprotector, anticancerígeno y mejora la sensibilidad a la insulina en el hígado, músculo y en los propios adipocitos.

Leer mas: Profeco revela qué papas fritas tienen más grasa saturada y sodio

La obesidad hace que el tejido adiposo se inflame crónicamente ya que aumenta la masa del tejido adiposo produciendo hipertrpofia o hiperplasia; la hiperplasia es el aumento del número de adipocitos mientras que al hipertrófia se produce cuando aumentan de tamaño (por almacenar más grasas) y puede darse a lo largo de la vida.  

Los elementos liberados anormalmente por estas células, entre otros citocinas y adipocinas, ocasionan inflamación local y sistémica, predominantemente cuando provienen del tejido adiposo visceral y pueden afectar diversos órganos como el hígado y el sistema cardiovascular.

Se ha señalado que la obesidad implica un mayor riesgo de padecer enfermedades inflamatorias, metabólicas, autoinmunes, alérgicas, alteraciones en la cicatrización y cáncer, indica el portal Scielo. 

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo